La última generación de robots es ya capaz de aprender y expresar emociones. Pero…
¿estamos nosotros preparados para recibirlas?