La placenta materna no es una barrera infranqueable que separa al feto de la madre y evita la colisión de dos sistemas inmunológicos. Recientes investigaciones han demostrado por primera vez en humanos que el sistema inmunológico del bebé desarrolla receptores específicos para los antígenos maternos, que los reconoce específicamente y aprende a tolerarlos hasta la edad adulta.