EL SECRETO DE LA VIDA se esconde en tan sólo cuatro letras, A, T, C y G, las bases del ADN. La A siempre va emparejada con la T, y la C, con la G. Con ellas se escriben las 20 palabras (aminoácidos) esenciales que dan origen a las bacterias, las ballenas azules o los humanos. Ahora, el texto podría complicarse un poco más. Científi cos de EEUU han creado de forma artificial dos nuevas bases de ADN, que han llamado alfa y beta, y que pueden replicarse de forma natural por medio de enzimas, igual que el ADN que viene de fábrica. Estos nuevos pares de bases se enmarcarán dentro de la llamada biología sintética. Esta rama de la ciencia promete en el futuro crear de la nada nuevos sistemas y funciones biológicas.